Curso en Línea "Una intoducción a la carrera de Pedagogía"
  Aristoteles
 

Aristóteles

           

Nació en Estagira, Macedonia, en el año 384 antes de Jesucristo. Nicomaco, su padre, que fue médico  ilustre, le enseño las ciencias naturales.

En la Academia de Platón, cuyas lecciones escuchó durante veinte años, enriqueció sus conocimientos filosóficos. Solía decir Platón que su discípulo Aristóteles “era el pensamiento y el alma de su Academia”

Pero Aristóteles no creía en la cerrada organización comunista del Estado platónico; si sigue, en cambio a platón, al considerar el filosofo, en su carácter de pensador metafísico. Para él, como para su maestro, la actividad mas alta era la intelectual, la especulativa; la disciplina de mas alto rango era la Metafísica, y entre las practicas, la Ética. Todo aquel que olvide esta circunstancia no comprenderá a Aristóteles ni apreciara sus diferencias con Platón.

 

La educación consiste en conducir a la infancia de manera que llegue a poner sus goces y dolores en las cosas que convengan. Asimismo coincide con el maestro en que la educación es una de las preocupaciones más importantes que deben sentir los padres y los legisladores “No puede negarse-dicen en la Política- que la educación de los niños debe ser uno de los objetos principales  de que debe cuidar el legislador. Donde quiera que la educación ha sido desatendida, el Estado ha recibido un golpe funesto. Esto consiste en las que las leyes deben estar siempre en relación con el principio de la constitución, y en que las costumbres particulares de cada ciudad afianzan el sostenimiento del Estado, por lo mismo que han sido ellas mismas las únicas que han dado existencia a la formas primera”

Educación publica y privada-Aunque por distinta línea de argumentación, Aristóteles llega también a la misma conclusión que su  maestro en lo relativo a la educación publica,  que prefiere casi incondicionalmente a la privada. Dice en la Política: “Como el Estado todo tiene un solo y mismo fin, la educación debe ser necesariamente una e idéntica para todos sus miembros, de donde se sigue que la educación debe ser objeto de una vigilancia pública y no particular. Lo que es común debe aprenderse en común y es error grave creer que cada ciudadano sea dueño de sí mismo, siendo así que todos pertenecen al Estado, puesto que constituyen sus elementos y que los ciudadanos de que son objeto las partes deben concordar con aquellos de que es objeto en conjunto.

E insiste en la Ética de Nicomaco, agregando que no los es preferible la educación pública a la privada, sino también la colectiva a la individual, si bien reconoce que en esta cada niño recibe personalmente la clase de cuidados que más le conviene. Sin  en su tiempo se hubieran conocido los recursos de que ahora disponemos para atender las diferencia individuales dentro de la educación colectiva, seguro es que ni esa salvedad hubiera hecho.

El cuerpo en general y en los sentidos en particular, son meros instrumentos de recepción de las impresiones primitivas, o bien medios de expresión. De ahí que jamás sobrepase su pretendido sensualismo pedagógico el límite de los primeros contactos con los objetos de aprendizaje. Lo mismo pasa con la idea de la actividad. Dice Expresamente que las cosas se aprenden haciéndolas, pero de ningún modo que el hacer por sí solo tenga ninguna virtud educativa. “Las virtudes intelectuales se adquieren con la enseñanza; las morales, con el hábito; pero ni una sola de ellas existe en nosotros por la sola acción de la naturaleza, ni tampoco contra las leyes de la misma, sino que la naturaleza nos ha hecho susceptibles de ellas y el habito es el que las desenvuelve  y las perfecciona en nosotros” [1]

En este texto se refiere a la virtud de hacer algo; Arete, hacer bien las cosas, si el arquitecto construye bien, es buen arquitecto; es malo si construye mal. Si no fuese así, nunca habría la necesidad de maestro que enseñara a obrar bien, y todos los artistas serian siempre de primer golpe buenos o malos. Lo mismo sucede respecto a las virtudes.

O bien, que la actividad, como la intuición, como la palabra no son en sí buenos ni malos sino que son buenos o malos según su uso. Aristóteles considera indispensable el ejercicio y la aplicación, cuando la hubiere, para el aprendizaje eficaz..

 

El problema del fin

En el plano individual, el fin de la educación es la felicidad del educando; en el plano social, la formación de buenos ciudadanos. Esta concepción es idéntica a la correlativa de Platón. Y la primer concepción escrita tiene que ver con la felicidad la virtud.

En la Metafísica  hace de ella una de las afirmaciones más enérgicas que conocemos, y que suscribimos desde luego en toda su fuerza “¿Hay nadie – dice- que querrá emprender nada sin proponerse llegar a un termino? Esto solo le ocurriría a un insensato. El hombre racional obra siempre en vista de alguna cosa, y esta mira es un fin, porque el objeto que se propone es un fin” . Y  no solo eso, sino que puntualiza que el fin supremo es el bien y de un modo categórico, que identifica ambos conceptos: “el bien supremo que buscamos es, pues, el que constituye un fin ultimo y completo; este fin ultimo y completo es el bien; hablando en términos generales, el fin es el bien”.  Por consiguiente, el bien o la felicidad resultantes constituyen la meta de todo proceso y consisten en el ejercicio de actividades del alma. Esto es mi manera de ver, lo que Aristóteles nos habla sobre la función propia del hombre. Pero la esencia de todo aquello esta en la esencia de la afirmación de que la finalidad de la vida en los seres humanos es ejercitar sus potencias en actividades excelentes y gran parte de los conceptos metafísicos. La metafísica por lo tanto puede ayudar a entender el sentido que le da un sujeto a su vida, el sentido de que si su vida tiene un propósito o no, y en caso tenerlo en que consiste, esta implícita en cualquier discusión de la creación y la evolución esto podría entrar en una clase de ciencias por ejemplo. Si la discusión de la evolución el estudiante concluye que el universo tienen un  propósito, deducirá también que su vida tiene sentido en la medida que él lo desee. Me refiero a que el estudiante se preguntaría si mismo ¿Qué metas perseguirá en la vida? ¿Qué efecto tendrá sus acciones con los demás? ¿Cómo puede responder a estas preguntas una clase de biología? Pienso que únicamente el maestro que ha perseguido tenazmente el propósito de hallar sentido a la existencia podrá tratar estas cuestiones eficazmente. Si entiende la metafísica  con su valor que es su capacidad para generar discusiones inteligentes de los problemas teóricos que no pueden ser contestados de hecho. Nada contribuye más a la reflexión continua, paciente y minuciosa que el tratamiento de un problema en sus dimensiones metafísicas.

Concepto del niño y el joven

          En esta cuestión en la que Aristóteles parece estar mas alejado de las ideas actuales. Para él, el niño y el joven son seres insuficientes. Por lo cual el joven no puede ser prudente; puede ser hasta sabio o en una en varias ciencias, pero la prudencia, que es la condición esencial de la suficiencia, le está vedada, porque es hija de la experiencia, y el joven carece de ésta, o no la posee en medida suficiente. El niño está en el mismo caso, y en mayor grado todavía, puesto que a más de experiencia, le faltan conocimientos y reflexión.

La educación en la primera infancia

 Una vez nacido los hijos, es preciso convencerse de que la calidad de alimento que se les da ha de ejercer un gran influjo sobre sus fuerzas corporales. El ejemplo mismo de los animales, así como el de todas las naciones que hacen un estudio particular de los temperamentos propios para la guerra, nos prueba que el alimento más sustancial y que más conviene al cuerpo es la leche y que es preciso abstenerse de dar vino a los niños por temor a  las enfermedades que engendra.

Todos los hábitos que deben contraer los niños conviene que comiencen desde la   más tierna edad, teniendo cuidado de proceder por grados; así, el calor natural de los niños hace que arrostren muy fácilmente el frió. Tales son sobre poco mas o menos los cuidados importantes en la primera edad. En cuanto a la edad que sigue a esta y que se extiende hasta lo cinco años, no se puede exigir ni la aplicación intelectual, ni ciertas fatigas violentas que impedirían el crecimiento. A los niños se les debe excitar al movimiento empleando diversos medios, sobre todo el juego, los cuales no deben ser indignos de hombres libres, ni demasiado penosos, ni demasiado fáciles. Pero sobre todo, que los magistrados encargados de la educación y que se llaman pedómonos, vigilen con el mayor cuidado las palabras y los cuentos que lleguen a estos tiernos oídos. Todo esto debe hacerse a fin de prepararles para los trabajos que más tarde les esperan; y así sus juegos deben ser en general ensayos de los ejercicios a que habrían de dedicarse en edad mas avanzada. Es un error reprimir a los niños con sus gritos y sus llantos  ya que son un medio de desarrollo y un género de ejercicio para el  cuerpo. Reteniendo el aliento, se adquiere nueva fuerza en medio de un penoso esfuerzo, y los niños también se aprovechan de esta contención cuando gritan. Los niños tienen que permanecer hasta los siete años en la casa paterna. Es muy importante señalar que los padres que engendren hijos tienen que tener ciertas cualidades, como la de la inteligencia que se adquiere en un desenvolvimiento, generalmente a los cincuenta años, el matrimonio se puede dar a la edad para las mujeres a los diez y ocho y para los hombres a los treinta y siete o un poco menos, las madres durante el embarazo deben de tener un cierto cuidado el que normalmente conocemos, sobre la infidelidad se castigara. Por lo tanto Aristóteles, hace también un análisis de cómo se debe de formar una familia con virtud.

Condiciones de la educación

No puede negarse por consiguiente que la educación de los niños  debe ser uno de los objetos principales de que debe cuidar el legislador. La costumbres democráticas conservan la democracia, así como las costumbres oligárquicas conservan la oligarquía y cuanto más puras son las costumbres, tanto más se afianza el Estado.

Todas las ciencias y todas las artes exigen, si han de dar buenos resultados,  nociones  previas y hábitos anteriores. Lo mismo sucede evidentemente con el ejercicio de la virtud. Como el Estado todo tiene un solo y mismo fin, la educación debe ser necesariamente una e idéntica para todos sus miembros, de donde se sigue que la educación debe ser objeto de una vigilancia pública y no particular, por más que este último sistema haya generalmente prevalecido y que hoy cada cual educa a sus hijos en su casa según el método que le parece y en aquello que le place.   Sin embargo es común y es error grave  creer que cada ciudadano sea dueño de sí mismo, siendo así que todos pertenecen al Estado, puesto que constituyen sus elementos y que los cuidados de que son objeto el conjunto. En nuestra opinión es toda evidencia que la ley debe arreglar la educación y que esta debe de ser publica. Pero es esencial saber con que precisión lo debe ser esta educación y el método que conviene seguir. En general no están hoy todos conformes acerca de los objetos que debe abrazar; antes por el contrario, están muy lejos de ponerse de acuerdo sobre lo que los jóvenes deben aprender para alcanzar la virtud y la vida más perfecta. Ni aun se sabe a que debe darse preferencia, si a la educación de la inteligencia o a hacer difícil la cuestión. No se sabe, ni poco ni mucho, si la educación ha de dirigirse exclusivamente a las cosas de utilidad real, o si debe hacerse de ella una escuela de virtud o si entretenimiento. Estos diferentes sistemas han tenidos sus partidarios y no hay aun nada que sea generalmente aceptado sobre los medios de hacer a la juventud virtuosa; pero siendo tan diversas las opiniones acerca de la esencia misma de la virtud, no debe extrañarse que lo sean igualmente sobre la manera de ponerlo en practica. 

 

Cosas que debe comprender la  educación

Es  un punto incontestable que la educación debe comprender, entre las cosas útiles, las que son de absoluta necesidad pero no todas  sin excepción. Se distinguen todas las ocupaciones en liberales y en serviles, solo la juventud aprenderá cosas útiles, aquellas  que no tiendan a convertir en artesanos a los que las practiquen. Se llaman ocupaciones propias de artesanos todas aquellas, que pertenezcan al arte o a la ciencia, que son completamente útiles para preparar el cuerpo, el alma o el espíritu de hombre libre para los actos y la practica de la virtud. También se da el mismo nombre a todos los oficios que puedan desfigurar el cuerpo y a todos los trabajos cuya recompensa consiste en un salario, por que algunos quitan el pensamiento toda actividad y toda elevación. La educación se compone ordinariamente de cuatro partes  distintas las letras, la gimnástica, la música y a veces el dibujo, la primera y la última, por considerarlas de una utilidad tan positiva como variada en la vida y la segunda como propia para formar Valor

Por lo tanto la educación se ocupaba de a gramática ya que con ella se adquirían muchos conocimientos como el dibujo. Las costumbres se deben de formular antes que la razón y el cuerpo antes que el espíritu, con esto Sócrates escribe que la gimnástica con esta se adquiere soltura. Y es necesaria la alimentación ligera y se evitara la alimentación demasiado sustanciosa y hasta los trabajos demasiado duros, ya que estos detienen el crecimiento del cuerpo. La música es un verdadero goce, como la virtud consiste en saber gozar, amar aborrecer, como pide la razón, se sigue que nada es más digno de estudio y de nuestros cuidados que el habito de juzgar sanamente de las cosas y de poner nuestro placer en las sensaciones honestas y en las acciones virtuosas. Es necesario que la música forma parte de la  educación de los jóvenes. La armonía y el ritmo parecen cosas inherentes a la  naturaleza humana y algunos sabios no han temido sostener, que el alma no es más que una armonía, o por lo menos, que es armonía.

Los juegos son importantes para la formación de un joven adulto y niño pienso que es muy importante eso ya que el niño solo aprende a base de ejemplos  y por que no con los mismos juegos donde al niño tenga un aproximación a su realidad al contexto en el que vive y en los adultos el juego es principalmente útil en medio del trabajo. El hombre que trabaja tiene necesidad de descanso, y el juego no tiene otro objeto que procurarlo. El movimiento que le juego proporciona afloja al espíritu y le procura descanso mediante el placer que causa.

 

[1] Ensayos pedagógicos. S.Hernádez Ruiz, Fernández, México, 1961.

http://www.youtube.com/watch?v=WQQ0lTPzeOQ
 
  Hoy habia 1 visitantes (24 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=